El volcán

Al norte del país, donde las montañas se visten de rojos; un corazón oscuro languidecía de ausencias.

Su palpitar se volvía inaudible, y su vitalidad se perdía.

Presintiendo el final, el corazón buscó una profunda caverna, para ocultar su desenlace. Y acomodado en lo más oscuro y frío de lo que había elegido como tumba, esperó.

Se fue sumergiendo en un lento y profundo sueño, resignado y expectante… derramando sin darse cuenta, sus últimas lágrimas azules.

La tierra oscura de la caverna, trepidó al contacto con el líquido que gota a gota fluía de aquellos ojos apagados.

Con la mágica alquimia de un laboratorio ancestral, la tierra humedecida se transformó en lava roja incandescente, expandiéndose en dimensiones e impulsos impresionantes e infinitos.

La lava buscó contacto con el cielo sin detener su loco impulso, y se desbordó en ríos incontenibles que abrazaban todo lo que se interponía a su paso.

Desde entonces, un majestuoso volcán ilumina el universo con sus constantes erupciones, recordándole al mundo, que la vida jamás concluye, solamente se transforma.

 

Salvador Aburto Morales

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: