Ruta 131

A esta desconocida la he llamado Priscila, para que aunque sea tenga un nombre en estas líneas.

Se ha levantado del asiento con el objetivo de bajar  y debido a su corto short  ha dejado en la silla plástica la marca sudorosa de sus piernas, muy coqueta ella desde la puerta del transporte colectivo quizá ignora lo mojado de sus nalgas o pretende no darle importancia.

Mientras tanto Joaquín, que sale de mi (de mi ser más retorcido) mientras todavía esta fresca la huella de sensualidad, se dirige a la silla, acerca su rostro lo más posible y cerrando los ojos se regocija al oler profundamente el  resbaladizo sudor que en el asiento  dibuja una figura femenina que por cierto, ya ha bajado del camión y  se dirige con paso seguro hacia su destino.

Joaquín juguetea con sus dedos sobre el mojado asiento.

El camión va casi vacío  y quizá por eso la gente ignora estos hechos como si fueran sólo fantasmas que respiran las ajenas presencias de otros.

Son las 3 de la tarde y a pesar de que el aire ha secado casi por completo los mojados trazos de la cadera de Priscila, Joaquín dispone a hacer suyos los restos de humedad, tratando de alinear cómodamente su trasero sobre las sutiles líneas de salitre que desaparecen al compás de una mujer a lo lejos.

Comprendo estos hechos, mi silla esta caliente, 35 o 40º de temperatura  hace que a cualquiera le suden sus partes, así que es mi turno de bajar no sin antes cerciorarme no haya evidencia, rastros de mi existencia en la Ruta.

Laura Alicia Fernández Cruz

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: