La condición académica de la literatura gay

La literatura gay sigue causando controversia y seguirá enfrentando ciertas formas de conservadurismo. Por ejemplo, en los cursos de filosofía –a nivel medio superior– se nos explicaban las ideas de Platón, y antes de finalizar la exposición y con cierto gesto de burla, el docente hacía referencia a algunos pasajes que reflejaban la inclinación del filósofo griego por uno de sus discípulos.

            El sector académico aborda poco la literatura gay, y cuando lo hace, regularmente, es como colofón o de manera indirecta. A menudo los maestros promueven la idea de que lo más importante en El retrato de Dorian Gray, de Óscar Wilde, es el embrujo que se da entre el personaje principal y su autorretrato y la manera ingeniosa de determinadas frases; sin embargo, no se profundiza en la referencia de las mismas, ni se mencionan las confabulaciones sentimentales de los personajes centrales.

Nicolas Balutet escribió el artículo “En torno a la estética homosexual en las letras hispánicas” (www.publibook.com ), y en el cual menciona  que el filosofo francés Alain Funkielkraut no acepta que haya una literatura homosexual y ver a Marcel Proust desde esa perspectiva será insultar a la literatura. En otro argumento  Balutet expone que cómo se explica que si haya una literatura juvenil, pastoril o española; más adelante, agrega que de algún modo el ser mujer, negro o homosexual repercute sobre la materia literaria de una obra, y entre las características que distingue a la estética homosexual contemporánea están: su crítica social y  su multiplicidad de los deseos.

            No vayamos tan lejos ¿acaso en nuestro contexto universitario existe una asignatura que se titule “Literatura y homosexualidad” o “Constantes estilísticas en el discurso homosexual contemporáneo”? Sin embargo si se anuncian otros títulos con pompa.

            Es difícil predecir hasta cuando la experiencia literaria homosexual seguirá condicionada por la cultura cristiana occidental. Tampoco podemos dejar de reconocer que lo ganado ha sido producto de años de activismo y solidaridad entre comunidades; solidaridad que se ha reflejado en libros, revistas, carteles, folletos, así como en la actualidad se han utilizado los nuevos medios de comunicación. Sin embargo, esa producción no ha sido suficiente para incidir en una corriente de valoración que no excluya a la literatura gay.

            Es importante reiterar que esa producción cultural mencionada sigue en lugares poco accesible. Las bibliotecas, espacio idóneo para difundir cualquier tipo de conocimiento responde al planteamiento expresado por Marín Vera: “En sociedades homofóbicas como la nuestra, es claro que los interesados en la temática lésbico-gay no se encuentren representados en las colecciones de la biblioteca porque, de acuerdo a ciertos autores, les resulta incómodo leer revistas o libros de temática gay, sea por conocimiento o por motivos recreativos, dentro de una sala de lectura porque se exponen a miradas despectivas en el mejor de los casos o a la burla de otros usuarios”.

            Claro que podemos leer distintos textos de Salvador Novo, Carlos Pellicer, o el más cercano a nosotros geográficamente: Porfirio Barba Jacob; sin embargo, la orientación cultural regularmente apunta hacia los intereses de una sociedad homofóbica. Por ejemplo, los manuales de literatura mexicana suelen privilegiar los contenidos ecológicos de la obra de Carlos Pellicer, y desdeñan la temática que ahora nos ocupa.

            Nos llama la atención cómo abundan los ensayos brillantes y extensos sobre el poema “Muerte sin fin” de José Gorostiza, otro autor de la generación de los Contemporáneos. No así con aquéllos en los cuales se manifiesten las características fonéticas, semánticas o estilísticas de la temática homosexual de Pellicer, Novo o Barba Jacob.

            Es cierto que los estudios literarios no necesariamente deben ser elaborados desde los recintos académicos para tener presencia; sin embargo, sí es importante ganar los mismos para con ello asumir posturas más dinámicas frente al espíritu conservador que bajo distintas estrategias mediatiza a los otros.

            En el presente artículo hacemos alusión a distintos escritores regiomontanos que plasmaron en algunos de sus textos la temática homosexual: Jorge Cantú de la Garza, Xorge González, Antonio García, Mario Prado, Luis Javier Alvarado, Alejandro del Bosque y Primitivo Hernández; autores que mediante un lenguaje coloquial o metafórico definen su inclinación sentimental.

            Escritores que se han enfrentado al panorama que Luis Aguilar comenta: “Hay un especie de miedo en la sociedad ante la posibilidad de leer este tipo de escritura. Somos una cultura muy machista y muy poco igualitaria”.

            En diferentes espacios expusimos que la literatura que nace entre 1985 y 1995 en el área metropolitana de Nuevo León ha hecho historia porque ha contribuido  a explicar la realidad mediante el proceso de literaturización, contexto desde donde se desprende lo que ahora estudiamos.

            Los incipientes autores y quienes ya tenía determinada experiencia durante la década mencionada, reflejaron en sus textos el desarrollo urbano, conductas sociales, problemáticas como la contaminación; describieron en sus versos algunas de las calles y avenidas que dan vida a la ciudad, también dieron cuenta de un discurso amoroso diferente, entre ellos está el discurso homosexual que puede identificarse a partir de elementos gramaticales, de la referencia al cuerpo masculino o la ausencia de lo femenino, entre otros elementos.

            Se ha discutido por qué la literatura tiene que clasificarse de tal o cual manera, las sentencias están a la mano: “o es literatura o no lo es”. Hoy sabemos que una de las formas de entender el vasto conocimiento del mundo contemporáneo es parcializando, separando determinada área de interés  y enfocarse sobre ese objeto de estudio.

            Hicimos una breve selección para comentar ciertos aspectos estilísticos que se aprecian en el discurso. Contexto que en el caso de Jorge Cantú de la Garza se detectan a través de ciertas partículas gramaticales; a través de las mismas el lector puede identificar el género y la inclinación por tal o cual persona.

            Escribe Cantú de la Garza:

 

 

O como aquel japonesito brasileño que una noche

de cachaza en Belo Horizonte me acompañara al hotel

y más tarde, por la mañana

al aeropuerto, donde nos despedimos

como amantes de mucho más que unas cuantas horas [1]

 

            Por su parte, el escritor Xorge González, aborda ese tema desde otra perspectiva, da cuenta en sus versos de contextos intimistas, connotaciones que permiten la presencia del otro. Escribe González:

 

Estamos muy inquietos

porque hemos rebasado los colores

permitidos

nuestra música que muchos no ven

otros la persiguen[2]

 

            Las características estilísticas de los escritores que ahora reseñamos obedecen a patrones contemporáneos: utilizan el verso libro, la ausencia de signos de puntuación de manera deliberada o el uso de mayúsculas en el anterior sentido.

            Por otra parte, la construcción de un ambiente intimista puede darse en tono coloquial o bien con recursos metafóricos. Apunta González:

 

Han apagado esa enredadera de estrellas

Tus manos del desierto

En mi mirada clavan sus espinas.

Ahora el hogar es tu garganta

nido luminosos

en un mar sin bahías ni islas[3]

 

            En el anterior ejemplo de González apreciamos la reflexión de Josu Landa: “El ser poético viene dado por un proceso entre cuyos momentos resaltan los de mayor carga creativa: la confección intencional del texto poético y la realización situacional y condicionada del poema”.[4]

            El discurso de Mario Prado también ofrece diferentes opciones para abordarse. En su poema “Caracola” escribe:

 

Y tú

continúas afanoso

pintando caracolas

en mi pubis

impúdico

impuberto.[5]

 

            La sensibilidad del escritor nos remite a una propuesta erótica distinta, contexto en el cual no se recurrió a términos vulgares para expresar una relación amorosa.

            Por su parte, Alejandro del Bosque acude a elementos cotidianos para plasmarnos el tono intimista. Así lo escribe en su poema “El sitio”:

 

Mientras regreso, él celebra otro asunto familiar.

Al otro día llamará por teléfono.

Nos citaremos en el mismo sitio.

Platicaremos del estado del tiempo,

del próximo partido de futbol y los pequeños

sucesos laborales.[6]                                    

 

            De nuevo el elemento clave para identificar el discurso que ahora estudiamos se manifiesta mediante partículas gramaticales, en el presente caso es el pronombre él, por lo demás existe un contexto similar al de cualquier pareja heterosexual.

            Desde la poesía también puede explicarse la realidad. A través de los recursos imaginarios o en el uso del lenguaje coloquial, el poeta señala diferentes aspectos de la condición humana: odio, solidaridad, afecto, miedo, y un aspecto histórico, es que la poesía se explica a partir del asombro de una persona por otra.

            Por su parte, Luis Javier Alvarado en su poemario Tromba (1995), aparte de abordar temas sociales como la contaminación o aspectos urbanos, en su discurso también apreciamos lo que ahora desarrollamos. En su texto los “Celebrantes”, escribe:

 

El bañista me ve desde la playa

Con su hermosura y vital musculatura

En sus labios un fuego me conmueve

Está solo [7]

 

            Tromba es un poemario que, en términos generales, se distingue por el uso del lenguaje coloquial, rasgo que también identifica a un buen número de escritores del área metropolitana de Monterrey y en donde también existen otro número importante de escritores que abordan lo homosexual. Sin embargo, eso será tema para otro artículo.

            Una última propuesta no menos interesante es la obra Canta el viento en

 

las ceibas de Primitivo Hernández, poemario publicado dentro de la colección Verde Halago (Conarte/CONACULTA).

            A través de la escritura, y mediante cierto tipo de partículas gramaticales, el lector puede tener una idea o un conjunto de ideas relacionadas con las inquietudes intelectuales, sentimentales o de otros tipos del autor que lee; aunque recordemos lo que dice Terry Eagleton en el sentido de que nunca sabremos con exactitud lo que nos quiso decir el autor.

            En el caso de Primitivo Hernández la manera en como manifiesta su preferencia sentimental se detecta a través del género, escribe en su segundo poema:

 

Y surgiste construido por el viento

 y por el sol;

estabas extrañado, radiante, temeroso.

Como árbol, grama y pastizal

tu verde trepaba por mis huesos.[8]

 

            El verbo y participio, “estabas extrañado”, hacen alusión al género masculino; de él se dice que está radiante, temeroso, pero además, trepa por sus

huesos. También puede apreciarse que la referencia retórica al elemento femenino está ausente.

           

Otro fragmento es:

Mi claro entendimiento era inseparable de la

tierra y el cielo

que mirabas,

pero los invasivos olores del mar me acosan

cuando pienso

en tu semblante extranjero.[9]

 

A través de los textos citados, se desprende que hay “una estructura intencional”,  hubo un proceso de creación en donde Primitivo Hernández meditó si ponía primero el adjetivo, sustantivo o determinado recurso retórico. Creemos en lo que dice Marcel Proust, en el sentido de que el escritor que tenga las mejores metáforas, sea un autor de escritura urbana, “cultivador de imágenes”, de retro o lo que ahora desarrollamos, alcanzará el grado perenne. 


[1] Cantú de la Garza, Armas de nacimiento, UANL/Consejo para la Cultura de Nuevo León, Monterrey, p. 15.

[2] González, op, cit., p. 52.

[3] Ibid, p. 53.

[4] Landa op. cit., p. 63.

[5] Castillo Ernesto y Arnulfo Vigil, Poesía gay regiomontana, Editorial Oficio, Monterrey, 2006, p. 61.

[6] Del Bosque, Alejandro, op.cit., p.21.

[7] Alvardo, op. cit., p. 62.

[8] Hernández, Primitivo, Canta el viento en las ceibas, Fondo Estatal para la Cultura y las Artes, Monterrey, 2000, p. 8

[9] Hernández, op. cit., p. 34

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: