Cuento

No aburras a tu amada con flores.

Para escenas de horror las notas de La Marcha.

Amárrala a la cama, quítale despacio las medias como si tocaras un

[arpa.

Rasúrale el pubis y muéstrale el espejo:

las heridas se encuentran.

No le digas que sus caderas son melancólicas como cena de navidad

sino festivas como vacaciones de Semana Santa.

Ahorra diminutivos;

cosa, trapo seco, reina de las Oceánidas, suenan bien.

Dile que la amas la vida de un instante

que su piel es de agua y bebe de sus ánforas

líquidos tragos lentos,

que sus huesos te abren el apetito y cómetela.

Mastícala despacio, gozará más tus dientes.

Háblale fuerte para que escape del cuento.

Haz que vomite todos los sapos, y por las dudas,

arroja lejos esa flama verde

de príncipes caídos en desgracia.

 

Margarito Cuéllar

Advertisements

2 Responses to “Cuento”

  1. alanglz Says:

    mm algo tosco, pero sigue con el interes de seguir leyendo, muy bueno pues
    saludos

  2. Elena Says:

    Me gusta lo que acabo de leer, hacia tiempo no leia nada de Margarito Cuéllar, saludos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: