La felicidad

No tenemos un centavo, pero somos felices.

Cuando alguien es feliz todos quieren un pedazo.

Mi mujer llama para ver si le doy por el culo a esa puta.

Es tanta mi felicidad que pienso invertirla a plazos o venderla en

[frasquitos.

Mi felicidad a cambio de lo que sea.

Duele despedir lo que amas:

arrojo a la mesa del agiotista la cabellera de Paty Smith

los gritos de mi novia a la hora del amor

la risa de mis hijos

la llama ardiente del último verano.

Nada conmueve a Cabeza con Ojos.

Guardo mis fetiches en el bolsillo:

mi felicidad es tanta que no cabe en una casa de empeño

ni en la caja de seguridad de un banco

ni en el destello de la tarde anaranjada.

Un perro da un mordisco a mi felicidad;

mi felicidad no es asunto tuyo, le digo

y se va moviendo la cola con un gesto feroz.

 

Margarito Cuéllar

Advertisements

One Response to “La felicidad”

  1. Delfín Says:

    Margarito, me gustó este texto, tiene pasajes muy interesantes.
    “Es tanta mi felicidad que pienso invertirla a plazos o venderla en
    [frasquitos.”, me pareció una frase excelente.

    Saludos, y te dejo una invitación para que visites mi espacio.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: